ENTRE LA MONARQUÍA PARLAMENTARIA Y EL PRESIDENCIALISMO

E

EL BIPARTIDISMO (PP Y PSOE) HA PASADO DE SUMAR ENTRE EL 44 Y EL 62 POR DEN DE ELECTORES A SOLO UN TERCIO. DE TENER ENTRE EL 64 Y EL 84 POR CIEN DE LOS VOTANTES SE HAN REDUCIDO A LA MITAD.

La  valoración  del  resultado  de las  electorales 2019 exige conocer lo sucedido desde los comi­cios de 2011. Hasta entonces, el bipartidismo del PP y PSOE siempre había sumado entre el 44 y el 62 por ciento de los electores y entre el 64 y el 84 por ciento de los votantes. Después quebró el bipartidismo por la aparición de dos nuevas formaciones políticas nacionales, Podemos y Ciudadanos, y desde entonces PP y PSOE han tenido entre los dos el apoyo de solo un tercio de los electores y la mitad de los votantes.

Cada uno de estos dos nuevos partidos ha surgido como consecuencia de los errores cometidos por el bipartidismo .En efecto. Podemos surgió para denun­ ciar los numerosos casos de corrupción del PSOE y del PP. Ciudadanos surgió en Cataluña para denunciar el nacionalismo supremacista de los partidos catalanis­ tas, que luego se ha ampliado a los del nacionalismo vasco. que crecieron a par tir de 1993 por las cesio­ nes políticas y económicas de los gobiernos del PP y del PSOE para garantizarse apoyos parlamentarios cuando no contaron con mayorías suficientes. PP y PSOE son responsables de la emergencia de estos dos nuevos partidos, puesto que ambos han sido respon­ sables de casos muy importantes <le corrupción, y ambos han contribuido al incremento de poder de los nacionalismos porque antepusieron sus intereses de partido (y a veces personales) a los de España. No por casualidad la corrupción y la unidad de España han sido protagonistas de estas elecciones.

En estos últimos años los españoles han asistido a varios hechos insólitos, como la abdicación del Rey, largos períodos sin gobierno, dos elecciones legisla­ tivas. que un líder político rechazase el encargo del Rey de formar gobierno, y que otro líder político aceptase el encargo y no pudiese obtener el respaldo parlamentario suficiente, provocando la convoca­ toria de nueva s elecciones. La acción politica se ha limitado a insultos ele unos a otros, descalificaciones personales y de partido, y a la ausencia de políti­ cas que sirviesen para solucionar los problemas de la sociedad española. Mención aparte merece la proclamación «no  consumada» de la república de Cataluña, con su Presidente fugado de la justicia y otros dirigentes de ese gobierno en prisión provisio­ nal y en fase dejuicio.

Así se llegó a la última escena insólita de la polí­ tica española en la legislatura de 2016. que el PSOE, con solo 84 diputados, pero con el apoyo de casi todos los demás grupos parlamentarios. plantease una moción:’ constructiva, de censura al gobierno del PP. Más insólito aún fue que el Presidente del Gobierno, que hubiera podido  frenar  esa moción de censura hasta el último minuto antes de la vota­ ción, convocando anticipadamente elecciones, se ausentase del Congreso de los Diputados para pasar toda una tarde en un restaurante cercano, sin que se haya explicado todavía la razón de ese proceder. La moción de censura prosperó y un año después se convocaron las recientes elecciones legislativas, europeas. regionales ymunicipales. Durante los últi­ mos años la monarquía parlamentaria de España se ha ido convirtiendo en presidencialista, pues los líderes de cada partido son de hecho líderes caudi llistas, y no solo porque la vigente ley electoral les asigne el poder de confeccionar las listas electora­ les. Toda. la propaganda electoral se ha concentrado en ellos, no la ha habido para otros lideres. y no se ha hablado de programas electorales. Wguno ha dicho algo concreto sobre la reforma de la ley elec­ toral, la eliminación o al menos reducción de los cargos aforados, la seguridad y defensa de España, Ja organización territorial, las prioridades de España en la Unión Europea y en las relaciones interna­ cionales, las respuestas de España ante la cuarta revolución industrial y las nuevas tecnologias, la reducción de empleados en los tres niveles de admi­ nistración pública, la eliminación de subvenciones directas e indirectas a los partidos politicos, sindi­ catos y organizaciones empresariales,  la reforma de Ja educación y la investigación, el seguro de las pensiones, y un largo etcétera? Además, se están perdiendo las formas democráticas, pues más de un centenar de los representant es electos han utilizado una fórmula no legal para recibir su acta de dipu­ tado o senador, y por primera vez se han producido muchos errores en los recuentos de votos en las elec­ ciones municipales.

Tras las elecciones solo se habla. de pactos, pero no se precisan las cuestiones en que se basarán los pactos. Pasarán semanas hasta que se formalicen los apoyos para formar los gobiernos de España, de las Comunidad es Autónomas y de Jos ayuntamientos. El PSOE ha sido el partido con má.s votos en casi todas partes, pero no el único, y todos Jos ganadores ten­ drán que pactar para poder gobernar, y los demás utilizarán sus escaños para sacar el mejar provecho. Podemos, junto con los partidos nacionalistas inde­ pendentistas puede darle el gobierno de España y el de otros territorios . al PSOE. Pero el PSOE quiere gobernar n solitario, y en todo caso prefiere como socio a Ciudadanos.

About the author

Juan Díez Nicolas
Juan Díez Nicolas

Add Comment

Últimas entradas